Luces de Marzo

Escrito por en mar 31, 2014 en Sin categoría | Sin Comentarios
Luces de Marzo

Empezamos de noche, como casi todo lo que hacemos, y suele ser una buena forma de arrancar.

En esta ocasión no fue diferente. Volver a casa de uno siempre es algo agradable, aunque esta vez se cumplió aquello de, “solo te sientes de tu ciudad fuera de ella, cuando estás allí eres un turista más”.

Cuando pasas un tiempo fuera de “casa” de forma continuada, las visitas empiezan a ser cada vez más cortas e intermitentes, y el tiempo que pasamos allí suele ser bueno,  nos quedamos con cosas que antes no valorábamos, como un arroz de tu padre por ejemplo, o un paseo vespertino por el casco antiguo de tu ciudad.

Es verdad que cuando no estamos en “casa”, la echamos de menos, pero también pasa, que cuando por fin estamos en nuestro lugar de origen, tenemos ese sentimiento confuso de no ser de ninguna parte.

torres luzEl levante es característico por su luz.  A los valencianos nos gusta avivarla prendiendo la mecha, con eso de quemar hasta el último resquicio de invierno antes de dar paso a la primavera.

La luz es intensa, pero llegar a Valencia un 18 de marzo a las 2:00h sugiere una imagen más impresa en humo y niebla que la de una ciudad iluminada.

Las calles alejadas del centro urbano recuerdan escenarios bélicos. Pilas inmensas de coches aparcados y un escenario vacío, con estridentes ruidos de explosiones a lo que parecen pocos km. Digno de una película de Polanski.

Medios

La noche huele a pólvora y calabaza,  empiezan  las largas caminatas entre una multitud de lo que parecen caminantes de una peli de serie B, y es que Marzo es el mes que cierra la época blanca y el entorno empieza a tornarse colorido.

Las calles se convierten en lienzos donde las paredes se comunican con nosotros,  cada mensaje se convierte en un reclamo que se guarda en la parte cognitiva de nuestro cerebro, donde procesamos la información y seleccionamos lo que nos parece relevante.

Buñuelos!

Hablar de Valencia recuerda al fuego. Pero a decir verdad, demasiadas son las veces que he visto pasar el 19 de marzo cerca de este elemento. La mejor decisión fue la de compartir palabras, mesa, y momentos con gente cercana.

Al final las fiestas son eso; no saber a que hora te acuestas y menos a que hora te levantas, tener la sensación de que todo el mundo está fuera de sus casas; es el momento de ver caras conocidas y descubrir nuevas miradas, pero sobre todo, son un excusa para compartir.

food

Despedimos marzo cargados de buenas vibraciones, siempre poniendo la vista en la luz que va marcando nuestro recorrido. La luz puede tener diferentes matices, pero siempre tendrá algo intacto, la connotación positiva que imprime en todo lo que toca. La luz es vida, la luz es alegría y nosotros la buscamos en todas partes para conservarla. ¿Qué son las fotografías sino una bella captura de la luz?

ZEIT Jam

Deja una respuesta